Cómo seleccionar el invernadero adecuado para cada tipo de clima

Un invernadero es más que una simple burbuja protectora para plantas, sirve para extraer lo mejor de un sistema de producción hidropónico y con una buena planificación e investigación se puede asegurar que se ha seleccionado el diseño adecuado para el clima local.

Un invernadero puede ser un espacio iluminado, fantásticamente verde y espacioso, o puede convertirse en el peor horno o congelador en invierno y goteando con condensación durante todo el año. La condensación es una de las principales amenazas para los cultivos de invernadero ya que las gotas que caen sobre las plantas crean un nivel de humedad de la hoja que permite que muchos hongos y bacterias patógenas ataquen agresivamente, creando brotes de enfermedades que a menudo son difíciles de controlar.

La diferencia está en el diseño y los materiales que se utilicen.

¿Por qué diferentes diseños de invernadero para diferentes climas?

No todos los invernaderos se crean iguales: un diseño que funciona bien en un clima fresco con inviernos fríos y largos, poca luz y vientos fuertes no serán el mejor diseño para un clima tropical húmedo con una intensidad de luz variable. Los diferentes invernaderos se caracterizan por el nivel de protección del entorno exterior que pueden ofrecer y la capacidad que pueden proporcionar a los productores para controlar el entorno interior, dado un conjunto específico de condiciones.

El nivel de protección requerido depende del tipo de cultivo y del clima local. El objetivo de construir cualquier invernadero es encontrar un diseño que permita al productor superar los problemas climáticos más limitantes en su área particular y obtener las tasas de crecimiento máximas posibles de sus cultivos.

Climas secos tropicales o desérticos

En ambientes secos y desérticos, las temperaturas pueden ser extremadamente altas, lo suficientemente calientes como para agotar la mayoría de las plantas dentro de una estructura de invernadero. Las temperaturas de más de 38 ° C durante todo el año combinadas con baja humedad son típicas en este tipo de clima. Las principales amenazas ambientales son los fuertes vientos que transportan polvo o arena que pueden dañar tanto cultivos como los invernaderos.

El movimiento del aire es esencial dentro de un invernadero en este tipo de clima para mantener buenos niveles de transpiración dentro del cultivo, ya que este es otro método de enfriamiento natural de la planta. Se debe de considerar un área de ventanas que permita una renovación del aire de setenta a noventa veces por hora, aproximadamente 30% en relación con el total del área cubierta, teniendo en cuenta el uso de una malla que provea hermeticidad contra insectos y un flujo de aire adecuado.

La cubierta de un invernadero en este tipo de clima debe de contar con elementos que reduzcan las altas insolaciones y la radiación ultravioleta y que provea una buena dispersión de luz. Para ello, se puede recurrir al uso de pintura de sombreo.

Se recomienda que el tamaño de la construcción del invernadero se no mayor a los 30 metros de ancho y 50 metros de largo, para facilitar la ventilación y las veces de intercambio de aire por hora requeridas.

Desierto subtropical

Las áreas desérticas en el rango de 30 ° de latitud pueden experimentar temperaturas del aire mucho más bajas durante los meses de invierno, aunque las temperaturas de verano todavía son bastante altas con muy poca lluvia. Para la producción durante todo el año de muchos cultivos hidropónicos, se necesita una estructura que pueda calentarse pero que mantenga un ambiente fresco en verano.

En este tipo de clima, una estructura adecuada es el invernadero de plástico con ventilación superior y calefacción. Una estructura de este tipo enfría el aire y aumenta la humedad a medida que el agua se evapora cuando entra aire en el invernadero. Junto con el sombreado sobre el exterior del invernadero, se produce un ambiente ideal durante las condiciones de verano seco.

Los sistemas de nebulización y los ventiladores de aire se pueden utilizar para enfriar el ambiente dentro de este tipo de estructuras y se pueden emplear pantallas térmicas móviles para reducir la radicación solar en días despejados y permitir la máxima penetración de la luz en condiciones de nubosidad.

Climas templados

Los climas templados albergan la mayor parte de la producción hidropónica comercial del mundo. Se caracterizan por variaciones estacionales en la temperatura y lluvias moderadas durante todo el año.

La variación de temperatura es suficiente para que se requiera una modificación ambiental durante al menos parte de la temporada de crecimiento cuando el clima exterior no es adecuado, generalmente cuando hace demasiado frío para un crecimiento óptimo de la planta. El calentamiento eficiente del aire dentro del invernadero y el aislamiento y mantenimiento de este aire caliente es la principal consideración.

Los productores que desean altos índices de producción durante todo el año y rendimientos máximos en estos entornos suelen seleccionar invernaderos con paredes laterales completamente revestidas y ventilación superior y en los laterales, lo que permite grandes áreas de ventilación y control informático de equipos ambientales como calentadores, pantallas térmicas y nebulizaciones.

El diseño del invernadero en zonas templadas a menudo hace uso de revestimientos de plástico de doble capa donde el espacio entre las dos capas de plástico está inflado, ofreciendo un aislamiento mejorado y un mejor control ambiental.

Climas fríos templados

Los climas templados fríos en latitudes superiores a 45 ° se caracterizan por grandes variaciones en la duración y temperatura del día, especialmente en las regiones continentales.

Las temperaturas diurnas pueden estar por debajo del punto de congelación durante gran parte del año con días de corta duración, mientras que las regiones costeras tienen veranos cortos y suaves y duraciones de días extendidos. Las temperaturas diurnas durante el verano pueden ser muy altas en las áreas centrales de lugares como Canadá o Rusia.

La mayoría de los invernaderos hidropónicos modernos para todos los climas en la actualidad tienen una altura de al menos 5 metros y en ocasiones mucho más.  Independientemente del tipo o diseño del invernadero o qué cultivo se está produciendo, una estructura de invernadero alto proporciona un mejor ambiente para las plantas y un mayor amortiguador contra cambios menores en las temperaturas externas.

Mejorar la capacidad del movimiento del aire es un aspecto necesario del cultivo en invernadero moderno ya que está demostrado que beneficia a numerosos cultivos al incrementar la transpiración y reducir las enfermedades.

El volumen de aire que se necesita calentar en climas más fríos puede reducirse colocando pantallas térmicas en el invernadero y extenderlas durante la noche, calentando solo debajo de la pantalla; esto crea una gran capa de aislamiento sobre la pantalla y debajo del techo del invernadero, lo que desacelera la tasa de pérdida de calor a través de la cubierta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.