Beneficios del uso de rafia para el tutorado de cultivos hortícolas

Hoy en día, los agricultores tienen la posibilidad de elegir entre una gran variedad de insumos agrícolas e implementar aquellos que mejor se ajusten a los requisitos de sus cultivos y ayudarlos a obtener mejores resultados en el momento de la cosecha. A continuación les presentamos algunos de los beneficios de un insumo muy simple que es la rafia agrícola para el soporte de cultivos, especialmente para el cultivo de tomates y pimientos.

Con las constantes innovaciones en el mundo de la producción agrícola, muchos agricultores están interesados ​​en transformar la forma en que tradicionalmente han estado trabajando sus tierras para convertir sus medios de vida en un negocio sostenible y confiable. Se podría decir que la agricultura moderna se está volviendo “más amigable”, ya que está incrementando sus esfuerzos para usar menos pesticidas, procedimientos de suelo menos invasivos y tratando de reducir la huella ambiental general de la maquinaria agrícola al poner en práctica técnicas más naturales para el control de plagas, insectos y malezas.

El caso del cultivo de tomates y pimientos

Cuando se trata de cultivar tomates y pimientos, los productores saben que la posibilidad de obtener productos de calidad aumenta considerablemente cuando se crean condiciones estables en el campo. Uno de los beneficios de la rafia agrícola es que proporciona a la planta una estructura de soporte físico para que pueda crecer mejor, más ordenada y, por lo tanto, más fuerte.

Al usar la rafia agrícola para el tutorado de la planta, los agricultores logran aprovechar mejor la extensión de la tierra, ya que ahorran un espacio valioso al cultivar verticalmente en el suelo en lugar de hacerlo extensivamente. Un campo más compacto también protege al cultivo de la exposición excesiva y permite un control más fácil.

Otro beneficio de la rafia es que ayuda a mantener la planta a una distancia considerable del suelo, lo que se traduce en fruta más limpia y menos posibilidades de contaminación debido a un mal manejo del suelo, logrando hojas más sanas y libres de contaminación. Además, al tener una distribución más estructurada, el aire logra circular de manera equitativa en todos los espacios, refrescando el cultivo y haciéndolo menos susceptible a las enfermedades producidas por los hongos.

¿Cómo se cultiva una planta de tomate de 30 pies en un espacio de 9 pies?

¡Bajando e inclinando! Si encuentra que sus plantas superan el espacio en el que están antes de que termine la temporada de crecimiento, es posible que desee considerar la posibilidad de bajar e inclinarse.

Bajar e inclinar es una técnica de tutorado que se desarrolló para poder cultivar plantas de tomate en invernaderos de temporada larga donde la planta podría superar el espacio vertical varias veces. La idea básica es que, en lugar de atar una cuerda a un tubo u otro objeto sólido sobre la planta, se coloca un carrete o gancho de rafia en un cable para que cuando el tomate supere su espacio pueda bajarlo unos 50 cm más espacio para crecer. El segundo paso es mover el carrete por el cable para que el tallo de la planta no se enrolle por debajo de la planta y posiblemente se rompa. La inclinación mantiene el vástago en un ángulo suave para evitar que se rompa.

Siempre se deben de mover las plantas en la misma dirección y bajarlas a la misma altura para evitar que se sombreen entre ellas. Esta operación se repite cada vez que es necesario; una vez por semana generalmente es lo adecuado.

Cada vez que se desbrota la planta, hay que darle vuelta al tallo terminal alrededor de la rafia de soporte. Una mejor alternativa es usar clips o broches de plástico, lo cual facilita el trabajo, evita el daño a la planta y estimula su crecimiento.

Rafia biodegradable

Algunos investigadores han dedicado su trabajo al desarrollo de estudios dirigidos a innovar y diseñar nuevas alternativas para aprovechar al máximo todos los materiales utilizados durante el proceso de siembra y cosecha, como es el caso del hilo de rafia biodegradable con propiedades ecológicas, que además de ofrecer apoyo a las plantas, se biodegrada después del uso estacional y sirve como composta.

Si bien hay muchos beneficios de la rafia biodegradable, que también han ganado aceptación en el mercado agrícola de ciertos países, la verdad es que representa una inversión considerable de capital que muchos productores aún no están listos para realizar. Sin embargo, ya existe un mercado muy grande de productores progresistas que ya la están utilizando, ya que a corto plazo sus cualidades de compostabilidad harán que sea menos costoso procesar sus desechos, en comparación con la rafia de plástico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.